viernes, noviembre 10, 2006

Muchas veces he estado
con tu presencia aquí a mi lado.
Te acercas a mi, con dulces palabras
susurradas con amor.

Te quiero tanto en esos momentos...
pero solo duran un minuto,
porque de repente, todo se torna gris
y tu dulce voz, armada con miel y caricias...
Empieza a desafinarse.

Oh que terrible..
Ahora me doy cuenta de que no has existido más.
Y todo se reduce a un recuerdo.
Doloroso de aquiella noche.
En que yo te traté de salvar
de aquel pozo interminable de rocas y olas.

Despierto, empapada en lagrimas
miro hacia un lado y estás ahí.
Mirandome como siempre lo haces.
Susurras mi nombre y te abrazo en el momento..

Se me han agotado las palabras
para describir lo grandiosa que fué aquella noche,
rodeados de pajaros y rosas negras,
juntos, en aquel cementerio.

Hasta que con cara sonriente
me has mostrado que hay una tumba
con mi nombre, aún abierta,
esperando a su habitante silencioso...

Un pequeño soplo de aire
y caigo en el pozo de tierra.
Y sumida en un sueño divino
parto hacia tu encuentro eterno.

escrito el 26 de febrero de 2005

5 comentarios:

  1. Anónimo6:53 p.m.

    simplemente dire q ta bulda e pavo, arrechisimo en especial "la partida hacia el encuentro eterno"

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:15 p.m.

    me encanta es rico,dulce, caliente es no c inteligente cada vez q entro aqui leo una entrada mas q me sirve para todo! llevo tus frases en mi corazon de rosa seca y una lagrima lo despierta! gracias por eso!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4:16 p.m.

    oh! lo siento no dije que soy el hada comedulces!


    Saioatequeremuchisimo!

    ResponderEliminar
  4. Me recordo cosas...

    te felicito pocas lo logran ;).....

    ResponderEliminar
  5. salud.. y hasta el fondo11:34 a.m.

    salud, que el mundo viene, entre celos y pavor, minimisado hasta el minimo.. mierda hay gigantes que ni pisandote te hacen sentir tan chiquito.. gracias

    ResponderEliminar