domingo, noviembre 09, 2008

Ni soy crédula ni soy inocente.
No me miren con los ojos de pena por esperarlo.
No quieras consolarme jamás.
No lo necesito.

No quiero tu ayuda para superarlo,
no quiero hacerlo.

No interrumpas mis silencios ni mis lágrimas,
son de él.

Pero no menciones su nombre.
Si existe... No menciones nunca su nombre.

Me rompo en pedacitos si lo haces.
No uses su perfume,
no me mires de esa forma.
No me abraces, no me beses así... No me beses nunca.
No hables... No hables, por favor no lo hagas. 

No intentes cambiarme la melancolía. Dejame mirar el vacío en silencio... Así su imagen no se desvanecerá cuando tu voz resuene en el espacio. Déjame tumbarme en el suelo... Tal como lo hice aquel primer día sin el. Solo para ver el azul de sus ojos a travez del cielo.

No cuestiones mi espera... No cuestiones su lejanía.
No dudes del lazo. No creas que la distancia matará los sueños........ No descalifiques la distancia.

Solo dejame esperarlo en silencio, contemplando su silueta en el vacío.

3 comentarios:

  1. Asi es, la distancia nomata los suenos. y si nos toca esperar, nos sentaremos esperara, pasen tornados, diluvios, stunamis y tormentas, se esperara.

    los demas diran "misa" no hay que pararles, lo bueno a veces se hace esperar.

    en la espera la imaginacion y los recuerdos aunmentan, hasta aquellos detalles que no habiamos visto en el presente que ha pasado los vemos en la soledad y en la espera.

    la espera nos hace pacientes, ;la soledad nos hace sabios...

    ResponderEliminar
  2. Yo también, lamentablemente, ni soy crédulo ni soy ingenuo...

    ResponderEliminar
  3. es una decision y punto...

    ResponderEliminar